Ver otras opciones

Prepara el mejor pollo frito para que quede crujiente y jugoso

Pollo frito

El pollo es uno de los ingredientes más versátiles y populares en todo el mundo. Es una fuente rica en proteínas y es fácil de encontrar en casi cualquier lugar. Además, es económico y puede ser preparado de muchas maneras diferentes, lo que lo hace ideal para cualquier ocasión, desde una cena informal con amigos hasta una cena elegante. Sin embargo, lo que realmente lo hace especial es su sabor y textura. 


Pero, ¿cómo se puede lograr esa textura con el balance perfecto; crujiente por fuera sin que quede seco? Hay muchas técnicas diferentes, pero aquí hay algunas de las mejores maneras de preparar un pollo crujiente y jugoso.


Cocina el mejor pollo crujiente


Lo primero que debe hacer es elegir la mejor pieza de pollo. Opta por un pollo de buena calidad, ya que esto afectará el sabor y la textura del plato final. Si es posible, compra pollo orgánico para obtener los mejores resultados.


Marinalo


Es importante marinarlo antes de cocinarlo ya que la marinada ayuda a infundir sabor y humedad en la carne, lo que resulta en un pollo más jugoso. Puedes hacer una marinada básica con aceite de oliva, ajo, limón, sal y pimienta, o probar algo más exótico con especias, vino o yogur; o bien puedes marinarlo con un sazonador especial para pollo que le dará un sabor aún más delicioso. 


Déjelo marinar por al menos una hora, o incluso si es posible dejalo por la noche para obtener un sabor aún más intenso.


Una vez marinado, es hora de cocinarlo para lo que existen muchas maneras de hacerlo, pero para obtener un pollo crujiente y jugoso, la mejor opción es el horno. 


Cocinalo al horno


Para cocinar el pollo más crujiente que hayas probado, precalienta el horno a 400 grados y colócalo en una bandeja para hornear. Asegúrate de secarlo bien antes de cocinarlo, ya que esto ayudará a que se dore de manera uniforme.


Una vez en el horno es importante mantenerlo hidratado con la marinada o con aceite de oliva para mantenerlo húmedo y evitar que se queme. También puedes agregar verduras como cebollas, papas y zanahorias alrededor del pollo para hacer un plato completo en un solo horno. Cocina el pollo durante unos 40-45 minutos, o hasta que alcance una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit (73°C).


Fríe el pollo


Otra técnica popular para preparar el pollo crujiente y jugoso es la fritura. Esta técnica es ideal para cortes más pequeños de pollo, como los muslos, los contramuslos o para preparar unas ricas alitas. Para freír el pollo, primero debes empanizarlo en harina o en una mezcla de pan rallado y especias. Luego, sumergelo en una mezcla de huevo y leche antes de pasarlo por la mezcla de harina o pan rallado.

Alitas



Calienta el aceite a una temperatura adecuada, alrededor de 350 grados Fahrenheit (176°C), antes de comenzar a freír ya que si el aceite no está lo suficientemente caliente, el pollo se cocinará demasiado rápido por fuera y se quedará crudo por dentro. Por otro lado, si el aceite está demasiado caliente, se quemará por fuera antes de que se haya cocido por dentro.


Fríe el pollo en porciones, asegurándote de no sobrecargar la sartén. Cocina hasta que esté dorado y crujiente por fuera, y luego drena el exceso de aceite sobre papel absorbente. Cocine hasta que la temperatura interna del pollo alcance 165 grados Fahrenheit (73°C).


A la parrilla


Finalmente, otra manera es la parrilla; esta es una opción ideal para el verano y es perfecta para cortes más grandes de pollo, como pechugas o muslos completos. 


Para preparar el pollo en la parrilla, primero debes marinarlo, luego, colócalo en la parrilla caliente y cocina hasta que esté dorado por fuera y la temperatura interna alcance 165 grados Fahrenheit (73°C).


No importa qué técnica elijas, el secreto para un pollo crujiente y jugoso es la paciencia y el cuidado en cada paso del proceso. Cocina el pollo a la temperatura adecuada, mantenlo húmedo y dóralo hasta que esté perfectamente crujiente. Y, por supuesto, no olvides dejarlo descansar durante unos minutos antes de cortarlo y servirlo, lo que ayudará a retener la humedad y asegurará una textura perfecta.

Bienvenido a amigos Wild Fork

Entregamos en CDMX y área metropolitana. Ingresa tu Código Postal para confirmar si llegamos a tu zona.

Entregamos en

Sabemos que te encanta comer bien. Estás a unos clics de vivir la experiencia Wild Fork*

Aún no entregamos en

Aún no cubrimos tu zona pero te invitamos a conocer nuestro catálogo o visitar nuestras tiendas.